'Stevie' Gerrard besa la Champions conseguida en 2005 | Fuente: Esquire
‘Stevie’ Gerrard besa la Champions conseguida en 2005 | Fuente: Esquire
CARLOS RODRÍGUEZ LÓPEZ

Anoche el Liverpool certificó ante el Porto su pase a cuartos de final de la Champions, convirtiéndose así en el primero de los clubes ingleses en octavos en clasificarse para la segunda ronda ‘del k.o.’ de la antigua Copa de Europa. Esta noche, Tottenham y Manchester City y, la semana que viene, United y Chelsea, tendrán la oportunidad de sumarse a los reds en la disputa de la siguiente fase de la competición.

De lograr la clasificación los cuatro combinados en liza, se podrá empezar a hablar de  la verdadera vuelta de los equipos Premier a la Champions, donde a pesar de estar siempre presentes con un mínimo de cuatro representantes en las últimas 14 ediciones, su papel en los últimos años ha ido perdiendo protagonismo. Dista mucho de aquellas temporadas en las que las semifinales de la competición europea parecían  más bien las de la FA Cup.

La última de esas temporadas, las tres campañas seguidas en las que tres de los cuatro semifinalistas eran combinados ingleses, fue la 2008-2009. Desde entonces, el protagonismo de estos clubs en Europa ha ido a menos. Es cierto que el Chelsea ganó la edición del 2012, que el United disputó su última final en 2011 y que el City alcanzó sus primeras ‘semis’ en 2017 pero, aquella sensación de superioridad aplastante de los equipos de las Islas ya había hecho su particular brexit.

Steven Gerrard recibe una entrada | Foto: scorescan
Steven Gerrard recibe una entrada en las semifinales de Champions ante el Chelsea | Foto: scorescan

Liverpool – Chelsea, un clásico Champions

Los grandes protagonistas de esta época fueron Manchester United, Chelsea, Liverpool y Arsenal. Entre la temporada 2004-2005 y la 2008-2009, siempre hubo un inglés en la final de Champions.  El Manchester United – Chelsea de 2008 fue el súmmum de esta etapa gloriosa al convertirse en la primera final europea entre dos equipos ingleses. Sin embargo, si por un enfrentamiento será recordada esta etapa, especialmente el período 2007-2009, será por las eliminatorias entre Liverpool y Chelsea. Los duelos entre reds y blues escenificaban mejor que cualquier otra cosa lo que era el fútbol inglés en aquel momento: rivalidad, tensión y espectáculo. Era el enfrentamiento entre el equipo –con permiso del Manchester United– más emblemático de Inglaterra, el que poco tiene que demostrar con seis ‘orejonas’ a sus espaldas, y el club de los ricos del barrio de Chelsea, el eterno aspirante ‘dopado’ a base de billetes para ser campeón.

El primero de estos enfrentamientos fue la semifinal de la temporada 2006-2007. La otra semifinal fue un Manchester United- Milán, donde un tal Kaká mostró al mundo su candidatura a ocupar el trono mundial. El primero de estos emparejamientos, el 100% inglés, tocó a su fin tras una victoria por la mínima del Chelsea en la ida y un idéntico resultado a favor del Liverpool en la vuelta. Empate después de 180 minutos y una prórroga que llevó la eliminatoria a la tanda de penaltis. En medio de ese lance, Reina se erigió como el héroe de la noche atajando dos penaltis para permitir la clasificación de su equipo a la final. La segunda en tres años. Aquel partido por el título se disputó en el Estadio Olímpico de Atenas, donde el Milán, que había sido derrotado por los de Benítez en la final de 2005, logró vengarse.

Dirk Kuyt anota el penalti decisivo en las semifinales de Champions ante el Chelsea | Foto: dailymail
Dirk Kuyt anota el penalti decisivo en las semifinales de Champions ante el Chelsea | Foto: dailymail

Primera final inglesa

La siguiente edición de la Champions (2007-2008) depararía los mismos enfrentamientos en semifinales, con el único cambio del Barça por el Milán. El United ganó a los culés pero fue en el otro emparejamiento, el Liverpool – Chelsea, donde se vio el mayor espectáculo. Después del empate a uno en la ida, el Chelsea pudo vengar su eliminación del año anterior y con una victoria por tres a dos (prórroga incluida) en el partido de vuelta alcanzó la primera final de Champions de su historia. El 21 de mayo de 2008, en el estadio Luzhniki de Moscú y después de 120 minutos de pura competición que terminaron con tablas en el luminoso (1-1), el United se llevó el gato al agua en los penaltis, haciéndose con su tercera Copa de Europa.

John Terry falla su penalti en la tanda de la final de Champions del 2008 en Moscú | Foto: manchestereveningnews
John Terry falla su penalti en la tanda de la final de Champions del 2008 en Moscú | Foto: manchestereveningnews

En 2009, último gran año de los ingleses en Champions, el Arsenal sustituyó al Liverpool entre los semifinalistas. A pesar de ello, en esta edición también pudimos disfrutar de un Liverpool-Chelsea, el CLÁSICO, en mayúsculas, de esta etapa dorada del fútbol inglés. A diferencia de las dos ediciones anteriores, el duelo entre los de la ciudad de The Beatles y los londinenses se produjo en cuartos de final. Los reds, que llegaban crecidos tras eliminar al Real Madrid con un global de 5 a 0, sucumbieron ante un arrollador Chelsea que, después de vencer por 1 a 3 en Anfield, logró empatar a 4 el partido de vuelta en Stamford Bridge tras empezar perdiendo por 0 a 2.

El fin de una era

Aquel Chelsea estuvo más cerca que nunca de ganar su primera Champions, pero un tal Iniesta decidió arrebatar la ilusión en minuto 92 del partido de vuelta de semifinales. Por caprichos del destino, el Chelsea fue incapaz de ganar el trofeo en los mejores años de su historia, pero se vería recompensado en 2012, en una de sus temporadas más inestables de sus últimos años. Por el otro lado del cuadro, el sorteo deparó un Arsenal-United, eliminatoria tras la que los hombres de Ferguson pudieron plantarse en su segunda final consecutiva. Lo que pasó aquella noche en Roma aún lo recordarán: el primer título del Barça de Guardiola.  Eran las primeras líneas del libro de un equipo que haría historia, y el principio del fin de la tiranía del football  en Europa.

Messi remata a gol en la final contra el United en 2009 en Roma | Fuente: Champions League
Messi remata a gol en la final contra el United en 2009 en Roma | Fuente: Champions League