CARLOS RIANDE CORTIZO

@carlosriande

La selección femenina de fútbol continúa dando alegrías. En el 2017, España también ha sido campeona de Europa sub 17, sub 19 y subcampeona del mundo sub-20. Reconocimientos que hablan a las claras de una gran generación de futbolistas la que tendrá la selección absoluta en los años venideros. Ahora bien, hasta el 1 de diciembre nunca se había proclamado como campeona del mundo. El hito, ahora sí, gracias a la sub 17.

Tocar el cielo

La generación de futbolistas nacidas entre el 2001 y el 2003 acaba de proclamarse campeona del mundo. Lo han hecho, en el estadio Charrúa de Montevideo, tras un magnífico torneo. Dirigidas por Toña Is, con un patrón de juego asociativo, de calidad y mostrando una química que se traduce en la definición, con todo su significado, de un equipo. El último escollo, México.

Cargadas de confianza, solamente tardaron un cuarto de hora en hacer llegar el primer tanto de la final. Quién podía ser sino Claudia Pina. La joya de la cantera del Barça, un diamante por pulir aún más si cabe, se echó a la espalda a la selección durante todo el torneo. Galardonada con el Balón de Oro del mismo, compartió también el premio de máxima realizadora del Mundial con 7 goles, los mismos que la ghanesa Abdulai.

Diez minutos después la misma jugadora multiplicaría la ventaja luego de que Eva Navarro, un puñal por banda, le sirviera un pase medido. Todo iba de cara cuando, tan solo tres minutos después, México redujo la distancia a través de un cabezazo de Castro en una jugada algo embarullada para los intereses españoles.

En la segunda parte la selección de Toña Is trató de disminuir el ritmo, que se jugase lo menos posible, no quería sufrir ningún imprevisto y su plan terminó saliendo bien. España fue capaz de defender su ventaja hasta el pitido final y dejar un 2-1 histórico para el fútbol femenino español.

Y aún queda

La consecución del campeonato del mundo por parte de la sub 17 es un paso, uno muy grande, que debe marcar una incidencia para que el desarrollo del fútbol femenino vaya a más. Es la modalidad deportiva femenina que más crece: 42.235 licencias en la temporada 2017-2018, cuando tres años atrás no se superaban las 30.000 en territorio español. Aún así, se sitúa en la quinta posición por detrás de baloncesto, golf, montañismo y voleibol. Una situación que contrasta con la versión masculina, líder con 869.237 miembros.

La sub 17 celebra el título de campeonas del mundo | Fuente: RTVE
La sub 17 celebra el título de campeonas del mundo | Fuente: RTVE

Pese a no estar en el podio, el progresivo aumento está relacionado según Paloma Fernández, capitana del Espanyol, al fortalecimiento de la competición: “LaLiga e Iberdrola como patrocinador han empezado a mostrar realmente este deporte y a crear contenido en torno a él. La entrada de la televisión lo ha hecho mucho más atractivo”.

La teoría marca que si se visibiliza, la difusión provoca un mayor seguimiento y, por ende, mayor profesionalización. El reto es llegar a que las futbolistas del mañana sepan que no solo existe Messi como referencia. El fin es que quieran verse en un espejo con el nombre de Claudia Pina.