Imagen del trofeo de la Eurocopa en la final de 2016 | Fuente: Getty
Imagen del trofeo de la Eurocopa en la final de 2016 | Fuente: Getty
DAVID FERREIRO PÉREZ

@ferrekt

Verano y fútbol no suelen ser buenos compañeros. Durante esos meses en los que entretienen más los rumores de fichajes que las pretemporadas en la diáspora contra equipos cada vez más random, solemos hacernos la boca agua pensando en el siguiente Mundial o, en este caso, en la siguiente Eurocopa. Más aún si resulta tan particular como la del próximo 2020, que se jugará, por primera vez, por todo el continente.

Los veranos, mejor con fútbol

Si bien es cierto que este año tampoco nos podemos quejar demasiado, puesto que se han disputado la Copa Mundial Femenina, la Copa América, la Copa de África, la Copa Oro, la final de la nueva Nations League y hasta varios torneos menores como la Eurocopa sub-21, a algunos ya se nos hace la boca agua pensando en el siguiente gran torneo, la Eurocopa de 2020, que será la decimosexta edición de la competición.

Y será especial, puesto que el certamen europeo celebrará su 60º aniversario. Mucho ha cambiado el fútbol desde aquella competición inaugural de 1960. Bueno, de hecho, el fútbol y el mundo en general, puesto que solo hay que pensar que los dos países finalistas de aquel certamen, la Unión Soviética y Yugoslavia, ni tan siquiera existen a día de hoy.

Pero lo que hará especial a esta edición poco tiene que ver con eso, con el formato o con el número de equipos (ampliado a 24 en la edición de 2016), sino con la sede. Bueno, mejor dicho, las sedes, porque por primera vez la competición se celebrará a lo largo y ancho del continente europeo, con un total de 12 sedes diferentes, lo que llevará un poquito de fútbol a casi cualquier rincón del Viejo Continente, incluyendo España, que albergará varios partidos de la fase de grupos en San Mamés.

San Mamés será una de las sedes del torneo | Foto: David Ferreiro
San Mamés será una de las sedes de la Eurocopa | Foto: David Ferreiro

La Eurocopa más continental

Para poner en marcha esta iniciativa tan novedosa, la UEFA recibió multitud de solicitudes, quedándose por el camino candidaturas por parte de países como Suecia, Bielorrusia o Gales, además de Bélgica, que aunque estaba incluida entre las sedes finalmente no podrá serlo. La lista completa de ciudades elegidas fue la siguiente: Ámsterdam, Bakú, Bilbao, Bucarest, Budapest, Copenhague, Dublín, Glasgow, Londres, Múnich, Roma y San Petersburgo.

Las 12 sedes seleccionadas albergarán los partidos de fase de grupos (dos sedes por grupo) y se repartirán los ocho partidos de octavos de final y los cuatro de cuartos, albergando cada sede un encuentro. Así, los escenarios abarcan desde estadios tan emblemáticos como el Johan Cruyff Arena de Ámsterdam o el Olímpico de Roma, hasta otros más exóticos o sorprendentes como el Estadio Olímpico de Bakú, en Azerbaiyán, o el Aviva Stadium de Dublín.

Los dos encuentros de semifinales y la gran final serán disputados, por otra parte, en el que seguramente sea el estadio más carismático del continente, Wembley, que también albergará dos encuentros de fase de grupos y uno de octavos de final, tras anunciarse que Bruselas no sería sede.

Todavía es pronto, pero la próxima Eurocopa promete alegrarnos el verano que viene, al menos durante unas cuantas semanas, aunque todavía es una incógnita cómo gestionarán los equipos eso de tener que estar haciendo continuamente las maletas. Para el aficionado, sin embargo, es la posibilidad de vivir un evento único. Todos albergaremos esta Eurocopa, pero está por ver quién se la quedará en casa.

El Johan Cruyff Arena es otra de las emblemáticas sedes | Foto: David Ferreiro
El Johan Cruyff Arena es otra de las emblemáticas sedes de la Eurocopa 2020 | Foto: David Ferreiro