Pedro Sánchez y Pablo Machín, ¿Iguales? | Mundo Esférico
Pedro Sánchez y Pablo Machín, ¿Iguales? | Mundo Esférico
CARLOS RODRÍGUEZ

@Carlosrlop

Estoy deseando tener un trabajo para que me echen y así poder decir que me han destituido. Porque, ¿si a los entrenadores se les destituye por qué al resto de personas se las echa de su trabajo? Pagaría por ver a alguien llegar un día a casa y decir “cariño, me han destituido por discrepancias con respecto a la forma en la que llevaba las cuentas”. Mismo fondo, distinta forma… y efectos secundarios que se encuentran en las antípodas: la de entrenador es la única profesión con la que aquello de quedarte en casa parado esperando a que alguien te vaya a buscar cuando te quedas sin trabajo funciona. Así que si quieres demostrarle a tu madre que sí, que efectivamente te van a venir a dar el trabajo a casa sin que te muevas, corre a sacarte la licencia de entrenador. La destitución es a los técnicos lo que la recesión a los políticos, eufemismos para referirse a realidades más crudas. Y es que quizá los entrenadores compartan mucho más con los políticos que la asiduidad con la que se sientan en un banquillo.

A Rajoy lo sustituyó en su puesto de Presidente del Gobierno un tío más alto, más guapo y más joven. La afición pedía un cambio de rumbo, y encontró en el joven Sánchez, que se había repuesto de que lo apartasen de su propio partido, al hombre ideal. Porque ayyyy esas historias en las que el protagonista tiene todo en contra y sale victorioso… ayyyy cómo venden esas historias.
Esta semana se ha conocido el nombre del primer entrenador destituido en un equipo de Primera en lo que va de temporada. Ya se sabe que el primero es siempre especial, y el honor lo ha tenido David Gallego, técnico del Espanyol. [Quizá su apellido no era lo suficientemente espanyol.] Su sustituto será Pablo Machín, que además de buen entrenador, tiene apellido de tocar muy bien las maracas. Lo demostró –lo de ser tan buen entrenador- convirtiendo a un Girona recién ascendido en la revelación del campeonato hace dos temporadas. Aquel equipo plantó cara a los poderosos y salió airoso, y es que esas historias en las que el protagonista tiene todo en contra y sale victorioso… ayyyyy cómo venden esas historias.
Lo cierto es que Machín es más alto, más guapo y más joven que Gallego… Por su bien espero que no necesite tanto tiempo para hacer algo en condiciones como acostumbra a necesitar Sánchez. Por desgracia para él, el votante pierde toda la paciencia cuando se pone la bufanda de su equipo.