Dellafuente posa con una de las camisetas del Dellafuente FC | Fuente: good2be.es
Dellafuente posa con una de las camisetas del Dellafuente FC | Fuente: good2be.es
CARLOS RODRÍGUEZ

@Carlosrlop

Hablar de “fusión” es bastante de cuñado. Estos lo usan para describir la unión de elementos a priori distintos para dar lugar a un resultado sorprendente. Hay muchos ejemplos y la mayoría de ellos hacen alusión a algo sobrevalorado. Empezando por temas gastronómicos, algún cuñado este fin de año fardará de haber estado en un restaurante probando 84 platos de cocina fusión en un restaurante de postín. Quizá no sepa que la mortadela con Nocilla tiene lo mismo de fusión y es bastante más barata. Pero bueno, allá cada uno con sus dineros…

Para mí fusión de verdad es ver a Dellafuente poniendo banda sonora a Cuéntame. Lo cierto es que el artista granadino no se la jugó mucho cuando en 2013 definió su música como “música folclórica atemporal”. Así es imposible pillarte los dedos incluso cuando el miércoles sacas tema con Yung Beef, y el jueves tus canciones abren la nueva temporada de la serie de la familia Alcántara.

A mí me gusta bastante Dellafuente y lo puedo decir sin ser sospechoso de que se me vaya a tildar de cuñado, al menos de momento. Me explico. Yo elogiaba a Rosalía antes de ser ‘La Rosalía’, de hecho, una vez le mandé un Snapchat y me contestó. En aquel momento, saber siquiera quién era esa muchacha no era nada habitual. Precisamente por eso, no era de cuñado decir que esa tía era una crack o contactar con ella.

Sin embargo, si lo hiciese ahora sí que podría ser un poco de cuñado. Y encima ella ni me contestaría. Por eso hablar de Della no es de cuñado, al menos hasta que gane un Grammy o diga “tra tra”. Supongo, vamos. Aunque mucho ojo con lo de suponer: Güiza supuso que, ganando una Eurocopa y teniendo una novia en los platós de televisión, sería una estrella de fútbol. Y ahora mira a Güiza. Ahora míralo.

La madre de Marco supuso que huyendo del país se desharía del petardo del chaval. No contaba con que el muy desgraciado se obsesionase con encontrarla. Ojo aquí con lo hipócritas que somos, que mucho habláis de Greta Thunberg pero ¿no debería Marco estar en el colegio en vez de buscando a su madre? Encima acompañado de un mono, con la de enfermedades que tendrá ese bicho.

A uno al que llaman bicho, Cristiano Ronaldo, le acaban de dar el premio a mejor futbolista del año en Dubai. Es un galardón otorgado por Globe Soccer. Todo bien hasta que te enteras de que Globe Soccer es la agencia que lo representa. Cristiano debió suponer que no nos daríamos cuenta de ese pequeño detalle, pero bueno, ya se sabe que hay que tener cuidado con lo de suponer

Ojalá 2020 nos traiga un Grammy para Cristiano y un Balón de Oro para Dellafuente o Rosalía, eso sí que sería fusión. Mierda, cada vez es más difícil escapar al cuñadismo.

También te puede interesar… “Flecos | Mi abuela es Mourinho”