Luis Aragonés y su famosa peineta | Fuente: El Español
Luis Aragonés y su famosa peineta | Fuente: El Español
CARLOS RODRÍGUEZ

@Carlosrlop

El jueves volví a escucharla. Fue la primera vez en mucho tiempo y desde luego que nunca había sonado de esa manera: “jueves 12, 8:20 de la mañana, 48 horas para la cuarentena”. Era una voz en off familiar que habré escuchado en alguna película apocalíptica y que hacía que me sintiese parte, precisamente, de una de ellas. Ya sabéis, por eso de ver la tele y estar mucho en Twitter estos días uno se vuelve un poco majara [me hace gracia esta palabra, porque de pequeño me hacía un lío con ‘majara’ y ‘marajá’]. Por desgracia, lo de la cuarentena se ha cumplido, pero eso ya lo sabéis todos así que volvamos a las voces.

La última vez que había escuchado una voz ajena en mi cabeza todavía era un niño. No sabría especificar cuántos años tenía, lo único que sé es que dar patadas a un balón era una actividad diaria, no se limitaba a una pachanga al mes (con suerte). Justo antes de que algún chaval pusiera el balón en el suelo, sonaba en mi cabeza: “arraaaancaaa el partido” [normalmente en la voz de Manolo Lama, ya sabéis, por eso de jugar mucho al FIFA aquellos años]. Supongo que alguno de vosotros habrá experimentado esa sensación cuando era niño.

Dejad que estos días suene una voz en vuestra cabeza, pero no caigáis en mi error. Que no sea la del protagonista de una película apocalíptica, sino la del entrenador de vuestro equipo. Así, mientras cumplís la cuarentena, cumpliréis también un sueño: escuchar la charla del entrenador de vuestro equipo antes del partido más trascendental. “CABEZA, CARAJO. SOMOS UN EQUIPO Y GANARAEMOS AL PELOTUDO DEL CORONAVIRUS”, o lo que mejor se adapte al entrenador que elijas. Tú le pones el grado de argentinidad según lo creas oportuno, pero hazle caso. Y si te cuesta decantarte entre uno u otro, yo te recomiendo que escuches al más sabio de todos.

Durante la Eurocopa 2008, Luis Aragonés les dijo a sus jugadores: “si no logro llegar a la final con este equipo soy una mierda y he organizado una mierda de equipo”. Apliquémoslo al momento que vivimos y cambiemos “llegar a la final” por “ganar al coronavirus”. Demostradle a Luis, allá donde esté, que no sois una mierda.

 

También te puede interesar… “FLECOS | El día que Messi fue celtiña”