Los jugadores del Mallorca celebrando el primer gol del equipo en Champions | Fuente: rcdmallorca1916
Los jugadores del Mallorca celebrando el primer gol del equipo en Champions | Fuente: rcdmallorca1916
DAVID FERREIRO PÉREZ

@ferrekt

Esta temporada, el RCD Mallorca peleó por no descender hasta el final. Los isleños se intentaron aferrar a Primera conscientes de lo que les costó volver. No es para menos, porque se pasaron seis temporadas alejados del fútbol de élite, con un descenso a los ‘infiernos’ de Segunda B incluido.

Tras ese mal trago, dos ascensos consecutivos (con un milagro contra el Dépor en los play-offs incluído) y de vuelta al sitio que deberían ocupar por historia. No por nada, sino porque los bermellones ocupan el decimoctavo puesto en la clasificación histórica de Primera División, con 28 temporadas en la máxima categoría. El año que viene volverán a la categoría de plata, pero hace no tanto eran un equipo asiduo a la pelea por Europa.

Dos títulos adornan su palmarés; la Copa del Rey de 2003 ganada ante el Recreativo de Huelva, y la Supercopa de 1998, en la que se impusieron al FC Barcelona. Además, pudieron disputar más finales, pero con menor fortuna. A los más jóvenes estos títulos les sorprenderán, pero es que el Mallorca de finales de los ’90 y de principios de siglo era un equipazo. Dos terceros puestos en LaLiga son buena prueba de ello.

El Mallorca entre los más grandes

Pero además de títulos, el Mallorca sabe lo que es pelear con los más grandes, aunque le costó. El primer tercer puesto (temporada 98/99, que además coincidió con el subcampeonato de la Recopa de Europa y con el título de Supercopa de España tras jugar la final siendo subcampeón de Copa del Rey) llegó con Héctor Cúper en el banquillo.

En el campo, jugadores como el ‘Caño’ Ibagaza o un Daniel García Lara como máximo artillero (12 tantos), además de Leo Biagini, Jovan Stankovic o Carlos Roa. De esta manera, sellaban su primer billete hacia la Champions League 99/00.

Cúper se marchó y el banquillo pasó a ocuparlo Mario Gómez (brevemente) y Fernando Vázquez, pero la plantilla apenas sufrió bajas más allá de la salida de Dani García Lara. Llegaron Miguel Ángel Nadal y un tal Samuel Eto’o (entre otros) y se asentaron en el equipo otros como Leo Franco, Carlitos o Diego Tristán, pero pagaron la novatada. Con la ilusión por bandera pero sin experiencia, los bermellones se estrellaron en la tercera ronda previa contra el Molde FK noruego, que los eliminó gracias al valor doble de los goles fuera de casa.

Esa primera toma de contacto al menos les sirvió para jugar la Uefa. En ella tuvieron una participación destacada, venciendo a SK Sigma Olomouc y FK Teplice en rondas, y a gigantes como el Ajax de Ámsterdam (dieciseisavos) y Mónaco (octavos), hasta perder con el Galatasaray turco (a la postre, campeón del torneo) en cuartos de final.

Una imagen den encuentro entre Mallorca y Ajax | Fuente: rcdmallorca1916
Una imagen den encuentro entre Mallorca y Ajax | Fuente: rcdmallorca1916

Orgullo bermellón

Ya para la 2000/01 con Luis Aragonés en el banquillo, el equipo repitió el éxito del tercer puesto, destacando jugadores como Finidi o Albert Luque, además de los ‘clásicos’ Franco, Nadal, Ibagaza o, sobre todo, Samuel Eto’o. De nuevo pudieron jugar la Champions League en la campaña 2001/02, donde esta vez sí llegaron a fase de grupos, previa victoria contra el Hajduk Split. En ella, quedaron encuadrados con el Arsenal, el Schalke 04 y el Panathinaikos.

Los bermellones sumaron una victoria contra cada equipo (Arsenal y Panathinaikos en casa, Schalke 04 fuera) pero se quedaron fuera con 9 puntos por culpa de la diferencia de goles, que jugó a favor del Arsenal. Así como curiosidad, el Panathinaikos griego fue primero de grupo con 12 puntos.

El tercer puesto les dio la oportunidad de disputar, de nuevo, la Copa de la Uefa, aunque tuvieron un paso fugaz. En su primera y única ronda, la de dieciseisavos, cayeron por un contundente 5-2 contra el Slovan Liberec.

La última oportunidad

La victoria ante el Arsenal es uno de los momentos más importantes | Fuente: rcdmallorca1916
La victoria ante el Arsenal es uno de los momentos más importantes | Fuente: rcdmallorca1916

Para la 2002/03 (con un tal Gregorio Manzano en el banquillo) se quitaron la espinilla de la final de Copa perdida y se alzaron con el segundo trofeo de su historia ante el Recreativo de Huelva por un contundente 3-0.  Así también sellarían su, hasta la fecha, último billete para Europa. Manzano, capitán del barco, abandonaría la escuadra y la temporada siguiente tendrían tres entrenadores, entre los que destacó la vuelta de Luis Aragonés.

Samuel Eto’o (sería su última temporada antes de aterrizar en ‘Can Barça‘) y compañía superaron sin ningún problema las rondas previas de aquella Copa de la Uefa, eliminando al Apoel y al Copenhague, y posteriormente en dieciseisavos, al Spartak de Moscú. Sin embargo, como los sueños sueños son, ahí se quedaron.

En octavos de final el Newcastle transformó el sueño en pesadilla y puso fin a la época dorada del conjunto isleño, que por el momento no ha podido volver a Europa.

Aunque eso sí, por méritos bien se lo merecieron. En la campaña 2009/10 y con jugadores como Chori Castro, Borja Valero, Mario Suárez o Aritz Aduriz, el Mallorca (de nuevo comandado por el fiel Gregorio Manzano) rompió todos los pronósticos y finalizó la Liga como quinto clasificado, a solo un punto de los puestos de Champions.

En el campo se lo habían ganado, pero en los despachos no. La UEFA prohibió la participación del equipo balear en la Europa League por no cumplir con la normativa y el Mallorca se quedó sin su merecido premio en su última gran temporada.

También te puede interesar… “ENTRE GIGANTES | El primer ‘Euro Getafe'”