En 1976, la población negra de Sudáfrica se echó a las calles para protestar contra las leyes del Apartheid | Fuente: World News
En 1976, la población negra de Sudáfrica se echó a las calles para protestar contra las leyes del Apartheid | Fuente: World News
ALBERTO MUÑOZ

@AlbertoAlgobia

La Selección Sudafricana de fútbol es uno de los equipos nacionales más importantes del continente africano. Sin embargo, esto no siempre fue así. Desde los años 40 y hasta 1992, Sudáfrica fue sancionada por la FIFA sin poder participar en Mundiales y Copa África. El Apartheid y los disturbios de Soweto fueron los culpables.

En 1947, el Partido Nacional ganó las elecciones en Sudáfrica. Un grupo político radical favorable al Apartheid, que se instauró en la Ley Sudafricana a partir de 1948. Este sistema se basaba en la segregación racial, consistía en la creación de lugares separados, tanto habitacionales como de estudio o de recreo, entre blancos y negros.

El poder lo tenía la raza blanca, para ejercer el voto, en la prohibición de matrimonios o incluso relaciones sexuales entre blancos y negros. Su propósito era conservar el poder para la minoría blanca (21 % de la población). Es en este momento, cuando el combinado nacional sudafricano quedó fuera de las grandes citas de selecciones.

En los Mundiales de Uruguay 1930, Italia 1934 y Francia 1938, Sudáfrica no participó. Hasta 1950 no volvería a disputarse el trofeo por la Copa del Mundo, pero para aquel entonces, la FIFA ya había prohibido su participación a Sudáfrica por el Apartheid. Con la llegada de los Mundiales de Inglaterra 1966 y México 1970, la situación se agravó más, y la FIFA mantuvo la sanción por más tiempo. Sudáfrica decidió crear dos selecciones, una compuesta solo por negros y otra por blancos.

Los disturbios contra el Apartheid y la expulsión de la FIFA

En 1976, y tras los disturbios de Soweto, fueron expulsados de la FIFA. Más conocida como la masacre de Soweto, fue una violenta represión contra una serie de manifestaciones en el suburbio de Soweto, en Johannesburgo, el 16 de junio de 1976.

Los jóvenes de raza negra, en oposición a las políticas educativas instauradas por el Partido Nacional, saltaron a las calles de forma pacífica para mostrar su descontento. Al final del día, el gobierno sudafricano había matado a 566 personas. Este hecho conmocionó al mundo, y no fue hasta 1993, con el fin del gobierno pro Apartheid, cuando la FIFA volvió a aceptar a Sudáfrica dejando a la selección competir en sus torneos. Los conocidos como afrikáners -gente blanca que residía allí- fueron los que promovieron por fin este cambio de mentalidad.

En relación al gran torneo de selecciones, Sudáfrica participó en los Mundiales de Francia 1998, y en Corea y Japón 2002, aunque no pasaron la fase de grupos. Pero su momento de gloria llegó una década después. Organizaron la Copa del Mundo de 2010 y la Copa Confederaciones de 2009.

En la Copa África, ganaron la edición de 1996, disputando la Confederaciones en Arabia Saudí 1997, fueron subcampeones en el 98 en Burkina Faso, y llegaron a semifinales en Ghana y Nigeria 2000. Logros que avalan la evolución y la estabilidad de la que disfruta el país, tras 46 de represión y racismo.

Tras acabar con la sanción por el Apartheid, la República de Sudáfrica se alzó con la Copa África de 1996 | Fuente: FIFA
Tras acabar con la sanción por el Apartheid, la República de Sudáfrica se alzó con la Copa África de 1996 | Fuente: FIFA

También te puede interesar… “África: cada día más indomable”