La portada de la Gazzetta dello Sport hablando del caso Totonero | Fuente: Gazzetta.it
La portada de la Gazzetta dello Sport hablando del caso Totonero | Fuente: Gazzetta.it
ALBERTO MUÑOZ

@AlbertoAlgobia

Marzo de 1980, jornada 24 del Calcio Italiano, la policía entra en los vestuarios de más de una docena de equipos de la Serie A y detiene a jugadores, entrenadores y directivos, ¿su delito? Amaño de encuentros con fines económicos. Todo esto presenciado por los aficionados en directo por la televisión. Se conocía así el Escándalo Totonero, con un gran protagonista, el delantero del Perugia Calcio, Paolo Rossi.

A finales de los 70, con el Vicenza Calcio, Rossi se convirtió en uno de los mejores delanteros de Europa, siendo capocannoniere de la Serie A en 1978 con 24 goles. Incluso Enzo Bearzot, entrenador de la selección italiana, le convocó para el Mundial de Argentina 78 con 21 años, su futuro parecía más que prometedor.

Sin embargo, en 1980 el caso Totonero explotó, y se llevó con él a equipos y jugadores. AC Milan y Lazio fueron descendidos a Serie B, mientras que Rossi, uno de los apostantes, fue inhabilitado por dos años de la práctica del fútbol profesional, a pesar de que el atacante siempre defendió su inocencia y haber sido víctima de una estafa.

Vuelta al fútbol en el Mundial del 82

Después de dos años en la sombra, Rossi regresó al fútbol sin equipo, justo el año que acabó su sanción, y se disputaba el Mundial de España 82. Bearzot, que continuaba como técnico nacional y conocía su potencial, no tuvo dudas en convocarle con la azzurra.

Una decisión muy criticada por la prensa italiana, que calificaba al jugador como un ‘fantasma’ sobre el terreno de juego. Italia superó la fase de grupos como segunda clasificada por detrás de Polonia, con tan solo tres puntos, y sin goles de Rossi. Aun así, Bearzot siguió confiando en ‘Pablito’.

El resto de la competición ya es historia. En los octavos de final, fue pieza fundamental en la victoria italiana ante Argentina (2-1), a pesar de no anotar. Sin embargo, su gran momento estaba aún por llegar. En los cuartos, con un espectacular hat-trick, mandó a su casa a la todopoderosa Brasil (3-2) de Sócrates, Zico y Falcao.

Su periplo con el gol no fue solo ante a la canarinha, en semifinales hizo un doblete contra Polonia (2-0) para pasar a la gran final en la que la azzurra le endosó un 3-1 a Alemania Federal, con Rossi abriendo el marcador.

Rossi levantando la Copa del Mundo | Fuente: Azzurra
Rossi levantando la Copa del Mundo | Fuente: Azzurra

Seis goles que le valieron a Paolo Rossi un Mundial, donde salió como héroe, máximo goleador y mejor jugador. Ese mismo año firmó con la Juventus, su momento de gloria había llegado. Y como colofón final, se alzó como Balón de Oro del 82, un galardón histórico para un jugador que había sido olvidado.

También te puede interesar…

REPORTAJE | Amaños: los tramposos del fútbol