El gol de Iniesta en los instantes finales ante Holanda valió el primer Mundial para España | Fuente: El Comercio
El gol de Iniesta en los instantes finales ante Holanda valió el primer Mundial para España | Fuente: El Comercio
REDACCIÓN MUNDO ESFÉRICO

@MundoEsferico

El fútbol es siempre pasión. Nada recoge mejor ese sentimiento que la tensión acumulada que se vive en un final apasionado de un partido trascendental. A lo largo de la historia del deporte son muchísimos los casos con las características enumeradas anteriormente. Partidos en los que clubes o selecciones se juegan el todo y nada, y llegan esos fatídicos minutos finales. Esos minutos en los que las piernas pesan y la cabeza ya no está tan lúcida en el terreno de juego. Todo se comprime y se decide por pequeños detalles. Esos detalles, esos gestos de calidad, esos pases filtrados, han permitido ganar títulos o decidir permanencias. De todos los colores, en todas las categorías, en cualquier nivel. Y seguirá ocurriendo. Es la magia del esférico.

En Mundo Esférico recopilamos algunos de los goles agónicos más destacados de los últimos tiempos. Aquellos que nos dejaron absortos delante del televisor. Aquellos que nos hicieron vibrar, saltar de alegría. 

Andrés Iniesta

Holanda 0 – España 1 (Final Mundial 2010)

Tenía que estar. Puede que no haya gol más celebrado en toda la historia futbolística española. Un instante en el que el ‘mago de Fuentealbilla’ golpeó el esférico ante Stekelemburg y se paró el tiempo. Un partido trabado, lleno de tensión y de agresiones. El partido estaba abocado a los penaltis pero una jugada de tiralíneas y de paciencia con el balón decantó la balanza. En este caso se podría decir que se hizo justicia. La selección española monopolizó el control del partido, fue el equipo que más propuso. Sin embargo el carácter agerrido de la selección neerlandesa permitió a sus jugadores llegar con vida al tramo final del encuentro. Pero ahí actuó el fútbol. El resultado lo conocemos todos. Andrés Iniesta estaba destinado a marcar el tanto que significó el primer Mundial para España.

Sergio ‘Kun’ Agüero

Manchester City 3 – Queens Park Rangers 2 (Premier League 2012)

Agüero en su tanto frente al QPR que le dio un título liguero al City | Fuente: Premier League
Agüero en su tanto frente al QPR que le dio un título liguero al City | Fuente: Premier League

44 años después, el Manchester City volvía a ganar una Premier League. A día de hoy parece que otro título doméstico para los citizens está más cerca. El conjunto entrenado por Roberto Mancini consiguió superar al QPR, que peleaba por no descender, y alzarse con un nuevo título de campeón de la liga británica.

Abrió la lata muy pronto el veterano lateral argentino Zabaleta, para que el Queens Park posteriormente remontase con tantos del mítico Cissé y Jamie Mackie. El partido transcurría con la tensión propia de una final en mayúsculas. El ambiente enrarecido del Etihad Stadium se volvió más insoportable cuando se anunció por videomarcadores que el United, segundo hasta el momento en la tabla, se adelantaba en su partido ante el Sunderland y arrebata el liderato y el título -momentáneamente- a los citizens.

El conjunto de Manchester llegó a los minutos finales asediando la meta del conjunto londinense y firmó tres minutos de añadido que jamás olvidarán en el Etihad. Primero llegó un tanto del bosnio Edin Džeko en el 90. Después, el éxtasis. En un jugada medio de carambola, Sergio ‘Kun’ Agüero introducía el balón en las mallas en el 93, cuando muchos fans del City ya abandonaban resignados el estadio. Otra Premier del conjunto, hoy, de Guardiola está más cerca pero hace años se vibró un título en esos gloriosos y odiosos a la vez minutos finales.

Andrés Palop

Shakhtar Donetsk 2 – Sevilla FC 3 (UEFA Cup 06/07)

Palop celebrando su recordado tanto de cabeza en Donetsk | Fuente: Marca
Palop celebrando su recordado tanto de cabeza en Donetsk | Fuente: Marca

El legado del Sevilla campeón de la Copa de la UEFA había comenzado un año antes derrotando en la final al Middlesbrough en Eindhoven. Allí ya estaba Andrés Palop, un mito del fútbol español bajo palos defendiendo la zamarra hispalense. Pero su momento llegaría un año después, en 2007. El conjunto sevillano se había abonado a la épica y tocaba un hueso duro en octavos de final.

En su andadura para reeditar título europeo se topaban con un Shakhtar Donetsk con Mircea Lucescu a los mandos. Un conjunto ucraniano, con un largo desplazamiento, un equipo trabajado, con gusto por el buen fútbol y con individualidades destacadas. El cóctel era tremendo y en la ida se demostró. Un partido igualadísimo en el Sánchez Pizjuán dejaba las cosas 2:2 y tocaba viajar a Donetsk.

Allí emergería un héroe inesperado. Cuando el partido moría 2:1 a favor de los ucranianos, el Sevilla se vió con el agua al cuello y Palop subió a rematar un córner. Era e minuto 94. Era todo o nada. Y el esférico botado por Alves encontró la cabeza del guardameta. Nadie se lo podía creer. El Sevilla forzaba una prórroga que acabaría rematando Chevantón. La historia la sabemos. Segunda UEFA para el Sevilla que reeditaría título. Bendito momento en el que Palop decidió jugársela en el último suspiro…

Raúl Tamudo

Rayo Vallecano 1 – Granada CF 0 (La Liga 11/12)

Tamudo y ese agónico gol en el último minuto que permitió la permanencia del Rayo | Fuente: Unión Rayo
Tamudo y ese agónico gol en el último minuto que permitió la permanencia del Rayo | Fuente: Unión Rayo

En el sureste de Madrid se encuentra un barrio humilde, obrero y luchador. Mismas consignas asociadas siempre al club de fútbol del barrio. El Rayo Vallecano es un histórico del balompié nacional pero no así de la Primera División. Para los rayistas, mantenerse en una Liga ultracompetitiva y con costes elevadísimos, siendo un conjunto humilde y con presupuestos mucho más bajos que los de sus competidores es casi una utopía y siempre un desafío.

En la temporada 2011-2012 el conjunto vallecano llegaba abocado a un descenso casi cantado tras once derrotas en sus últimos doce partidos. En un encuentro a vida o muerte se enfrentaban en el feudo franjirrojo Rayo y Granada necesitados de tres puntos vitales para mantener su categoría de clubs de élite. El partido fue, cómo no, tosco y peleado. Nadie quería exponerse y todos querían llegar con vida a un final que se presuponía agónico a más no poder.

En las filas del conjunto de Ramón Sandoval apuraba sus últimos minutos como profesional un mito como Raúl Tamudo, un clásico también de los minutos finales. Ya sabía lo que era marcar y arrebatar ligas a su rival de enfrente en los instantes decisivos. Pero esta vez iba a ser un objetivo más modesto  pero igual de enorme para su club. En el descuento, con un empate que no satisfacía a nadie y mandaba al Rayo a la Segunda División, emergió la cabeza de Tamudo. Un Tamudazo que hizo enloquecer Vallecas. Seguían siendo de Primera División.

Mohamed Salah

Egipto 2 – RD Congo 1 (Clasificación del Mundial 2018)

Salah condujo e al Mundial a su país en el último minuto | Fuente: As Argentina
Salah condujo e al Mundial a su país en el último minuto | Fuente: As Argentina

Este año está en boca de todos. Es el hombre del momento. También en su país. Después de despuntar en la Fiorentina y acabar de romperla en la Roma, Mohamed Salah es el jugador de la temporada. En el Liverpool de Jürgen Klopp es la estrella, y no solo de su equipo. Hablamos de un jugador que lleva 28 goles en 30 encuentros de Premier League y copa portadas y elogios cada fin de semana.

Pero en su Egipto natal también es un héroe. Al poco de llegar al condado del Merseyside, a Salah se le presentaba la primera ocasión de demostrar su talla de estrella mundial. Su selección se jugaba la clasificación para un Mundial 27 años después. A los mandos un clásico como Hector Cúper. El partido trascendental contra la República Democrática del Congo comenzó de la mejor forma posible.

El propio jugador anotó el primer tanto y todo marchaba sobre ruedas. Pero en el 87 todo se torció. Gol del Congo. Se complicaba la clasificación de Egipto para el Mundial pero una jugada embarullada devolvió la ilusión a los faraones. El árbitro decretó en el 95, con el partido  enfilando su recta final, un penalti que antes de anotarse ya se celebró como un triunfo.  El peso del equipo recayó de nuevo sobre la estrella que no falló. La fiesta fue tremenda en un país que se volvía a ubicar en el panorama futbolístico mundial gracias al buen hacer de un jugador total, Mohamed Salah.

Benditos minutos finales…

También te puede interesar… “#MiCampodeTierra: mapa interactivo”

¿Te ha gustado? Nos ayudaría mucho que lo compartieras