Magdeburgo, un día fuiste grande | Fuente: DFB
Magdeburgo, un día fuiste grande | Fuente: DFB
ALEJANDRO VÁZQUEZ CORRAL

@Kovaz5

Hubo una época a orillas del Elba en la que el esférico rodaba inquieto. Eran tiempos en los que equipos como el Hamburgo, el Dínamo Dresde o el Magdeburgo triunfaban en las dos Alemanias y en toda Europa. La reunificación germana de 1990, complicada también para su fútbol, fue un golpe del que algún histórico aún no se ha recuperado todavía.

Históricos buscando asiento

¡Ay, el fútbol! El paso de los años no hace justicia a los que alguna vez se alzaron como grandes de este deporte. Y es que a algunos, el tiempo no les llega ni para echarse una cabezadita en los laureles. A los más jóvenes –en la redacción no somos una excepción– puede que les cueste reconocer a algún equipo de los citados anteriormente. El Hamburgo es un clásico, uno de los clubes más grandes de Europa. Esta temporada no pinta excesivamente bien para sus intereses, puesto que podría ser la primera vez que el equipo descienda a Segunda División –aunque esta es otra historia–. ¿Qué hay del Dínamo Dresde y del Magdeburgo?

El primero de ellos, con la desaparición de la Alemania Oriental y la unificación en un solo país, consiguió hacerse con un hueco en la Primera División alemana. El Dínamo Dresde se había alzado con hasta ocho títulos ligueros de la antigua República Democrática Alemana. Aunque no lograra conquistar ningún título europeo, era lógico pensar que el Dresde pertenecía a la élite del fútbol germano. El Magdeburgo, por su parte, había ganado tres veces el campeonato doméstico de la extinta RDA. No sólo eso, sino que llegó a ganar una Recopa de Europa en el año 1974, derrotando a todo un AC Milan.

¿Su desenlace? Muy –puede que no tanto– distinto.

Los años clave (para bien)

El Magdeburgo, en abril del 74 | Fotógrafo: Rainer Mittelstädt
El Magdeburgo, en abril del 74 | Fotógrafo: Rainer Mittelstädt

La DDR-Oderliga, máxima categoría futbolística en la RDA, fue un escaparate de la potencia deportiva de la Alemania soviética. Con el inicio de los años 70, el Magdeburgo se consagró como uno de los equipos más importantes del campeonato. Todo esto sucedió un poco antes de que la influencia de la Stasi llevara al Dínamo de Berlín a ganar diez veces seguidas el título –desde la 78/79 hasta la 87/88. Con la caída del Muro de Berlín y la pérdida de influencia, el equipo no ha pasado de la cuarta división alemana–.

Especialmente importante en la historia del Magdeburgo es la campaña 73/74. En esa temporada, además de alzarse con su segundo título de liga en tres años, los alemanes sumaron en Róterdam su primer –y único– trofeo continental: la Recopa de Europa. El rival abatido no fue otro que el AC Milan –que defendía el título, además–, con jugadores como Schenellinger o Gianni Rivera en su plantilla.

Tras este año glorioso llegó a las filas del club el que iba a ser uno de los mejores jugadores de la historia del Magdeburgo: Joachim Streich. El alemán sería el máximo goleador del campeonato hasta en cuatro ocasiones. Es, de hecho, el jugador que más goles ha transformado en la DDR-Oderliga, con 229 tantos en 378 partidos.

El propio Streich tomó los mandos del equipo como entrenador inmediatamente después de colgar las botas, en 1985. No consiguió devolver al Magdeburgo a la senda victoriosa, por lo que dejó el cargo al finalizar la penúltima temporada del equipo en la desaparecida categoría.

Los años clave (para mal)

Joachim Streich, recibiendo el premio a Mejor Jugador de la competición en el 79 | Fuente: sport.de
Joachim Streich, recibiendo el premio a Mejor Jugador de la competición en el 79 | Fuente: sport.de

Con la ya oficial reunificación de las dos Alemanias, la última edición de la DDR-Oderliga dio comienzo en 1990. Esta campaña 90/91 sería la más importante de todas, ya que según las posiciones que ocuparan los diferentes equipos al terminar, estos serían reasignados al año siguiente en divisiones de mayor o menor importancia a nivel nacional.

El Hansa Rostock y el Dínamo Dresden, primero y segundo esa temporada, fueron los únicos dos conjuntos en unirse a la Primera División de la Bundesliga. El Magdeburgo, por su parte, registró la peor posición liguera de su historia. El tercer puesto logrado el año anterior con Streich en el banquillo parecía indicar que se lograría, al menos, un puesto en una liga profesional. Sin embargo, la marcha de su emblema desencadenó una catástrofe. El Magdeburgo finalizó 10º, quedando relegado a uno de los grupos de la Tercera División.

A partir de aquí, un cúmulo de malas campañas, una situación financiera complicada –el equipo cayó en quiebra en el 2002 y tuvo que ser refundado– y la mala suerte han acompañado a un equipo deambulante por las divisiones inferiores del fútbol germano. Las reminiscencias de grandeza han llevado al Magdeburgo a tumbar a grandes como el Bayern de Munich en el nuevo milenio –los bávaros cayeron frente al Magdeburgo en la Copa nacional del año 2000/01–, pero no han pasado de ahí.

En la actualidad, el equipo está inmerso en la batalla por el ascenso a la 2. Bundesliga. Si se materializara su ascenso, el Magdeburgo podría a volver a jugar en la misma liga que el Dínamo Dresden o el Unión Berlín, antiguos rivales en la desaparecida DDR-Oberliga.

Otro de esos casos en los que viejas estrellas se juntan para formar una constelación nostálgica en el firmamento futbolístico.

También te puede interesar… “Bayer, más allá de Leverkusen”

¿Te ha gustado? Nos ayudaría mucho que lo compartieras