Ingo Volckmann (derecha) a su llegada al Baleares en 2014 | Fuente: <a href="https://www.ultimahora.es/deportes/atletico-baleares/2014/06/04/125720/ingo-volckmann-toma-mando.html" target="_blank" rel="noopener noreferrer">ultimahora.es</a>
Ingo Volckmann (derecha) a su llegada al Baleares en 2014 | Fuente: ultimahora.es
DIEGO GÓMEZ GARCÍA

@diegogomezgar

Un vistazo rápido a las dos finales de la fase de ascenso a Segunda División basta para darse cuenta de cómo puede cambiar el fútbol en cuestión de un puñado de años. Mirandés, Ponferradina y Hércules han pasado por Segunda División e incluso por Primera en esta misma década, pero ahora buscan salir del fútbol de bronce. Y el Atlético Baleares, el cuarto en discordia, tampoco sería nuevo en caso de ascender.

La ciudad de Palma de Mallorca es grande, muy grande. Sus más de 200 kilómetros cuadrados dan para acoger dos equipos de este nivel y sus 400.000 habitantes, aunque de forma muy desigual, pueden dividirse entre ambos. El Atlético Baleares, 56 años después, está a 180 minutos de regresar a Segunda División y, si el Deportivo cumple el próximo domingo, competir en el fútbol profesional contra su máximo rival.

El conjunto mallorquín viajará pasado mañana a la Península para, en el Municipal de Anduva, medirse al Mirandés en la ida de esta eliminatoria. Una semana después, en Son Malferit -1.700 localidades y césped artificial-, se conocerá el desenlace. Antes, el Atlético, campeón del Grupo III de Segunda B, fue derrotado por el Racing de Santander en la eliminatoria de primeros clasificados.

Es el segundo match ball del conjunto que dirige ahora Manix Mandiola. Hace dos temporadas logró acabar en la cuarta plaza y, aunque superó una eliminatoria, cayó en la segunda contra el Albacete. La campaña pasada el rendimiento no fue bueno, y solo con la llegada de Mandiola en el tramo final pudo mantener la categoría. 

Fullana (izquierda) y Nuha, capitán y delantero del Baleares | Fuente: <a href="https://www.ultimahora.es/deportes/atletico-baleares/2019/05/26/1083069/sardinero-mide-sueno-del-atletico-baleares.html" target="_blank" rel="noopener noreferrer">ultimahora.es</a>
Fullana (izquierda) y Nuha, capitán y delantero del Baleares | Fuente: ultimahora.es

De nuevo en la parte alta de la tabla, el Atlético Baleares armó un equipo lleno de grandes y experimentados futbolistas de la tercera categoría del fútbol español. Ganó la Liga de nuevo y, ahora, a la cuarta, tratará de lograr el objetivo. Pero su historia, no siempre ha sido así, de hecho, su crecimiento en los últimos años ha sido enorme.

El fenómeno Ingo Volckmann

Luego de 52 temporadas en Tercera División, el conjunto mallorquín ascendió a Segunda División B en 2008. Descendió al año siguiente, sí, pero solo tardó una temporada más en recuperar la categoría. Para la 2010/2011 había vuelto y desde entonces no ha vuelto a descender. Tampoco a ascender, pero para eso ha llegado Volckmann.

En 2014, el empresario alemán Ingo Volckmann, socio del Hertha Berlin y afincado en Mallorca, se convirtió en máximo accionista del equipo balear -actualmente cuenta con el 100% de las acciones en su poder-. Con él, se solventó una crisis institucional que había comenzado en 2013. Y además, dejó claro su objetivo: devolver al equipo a Segunda División. 

Después de unas primeras temporadas de crecimiento sostenido, pero con altibajos, Volckmann realizó una fuerte inversión en 2018. Se hizo con todo el paquete accionarial y el tiempo le ha dado la razón con ese movimiento. Porque 56 años después, el Atlético Baleares está a 180 minutos de regresar a Segunda División.

¿Te ha gustado? Nos ayudaría mucho que lo compartieras