A plantilla do Partido Comunista na Futsal Champions League | Fuente: RFEF
A plantilla do Partido Comunista na Futsal Champions League | Fuente: RFEF
DAVID FERREIRO PÉREZ

@ferrekt

¿Eres capaz de imaginarte a un partido político jugando en alguna competición nacional? ¿Un derbi Partido Popular contra el PSOE aquí en España? La verdad es que suena raro, pero existen casos. Como el del Komunisticheskaya Partia Rossiskoi Federatsii, para abreviar el KPRF.

¿Qué que tienen de especial? Bueno, son el equipo de fútbol sala del Partido Comunista ruso. Pero nada de futsal aficionado, ni mucho menos. El MFK-KPRF compite en la Primera división rusa y, este año, incluso en la Champions League.

El fútbol y la política parecen irremediablemente ir de la mano. A veces por ‘culpa’ de sus aficiones y otras, porque los propios equipos deciden posicionarse. Sin embargo, el que venimos hoy a contar es un caso particular. Porque lo que empezó como un mero entretenimiento, ha terminado siendo un proyecto grande y ambicioso casi por accidente.

De pachangas al profesionalismo

Pero primero un poco de contexto. Corría el año 2003 cuando en Rusia decidieron celebrar un torneo de fútbol sala entre partidos políticos. Algo común, similar a los encuentros que se suelen realizar en nuestro país entre, por ejemplo, periodistas de distintos medios.

En aquel torneo, en el que participaron jugadores amateurs, la final la disputaron el KPRF (Partido Comunista ruso) contra el Partia Zhisni (Partido de la Vida). El conjunto rojo -nunca mejor dicho- se llevó la copa en los penaltis, dando comienzo a esta particular historia.

El Partido Comunista en la Futsal Champions League | Fuente: RFEF
El Partido Comunista en la Futsal Champions League | Fuente: RFEF

La idea gustó y convenció, por lo que el Partido Comunista decidió continuar el proyecto más allá de aquel torneo amistoso, apuntándose primero en las ligas locales de Moscú, que pronto se les empezaron a quedar pequeñas. No solo por nivel, sino también por ambición.

Poco a poco fueron escalando hasta llegar a la Russian Higher League, la segunda división del futsal ruso, que terminarían ganando en la 2010/11 y consiguiendo el ascenso a la Superliga por primera vez en su historia.

Cada vez más

Lo que empezó siendo un equipo amateur, había llegado a la liga profesional. Ver para creer. El Partido Comunista fue creciendo poco a poco, escalando puestos en la tabla temporada tras temporada. Así, hasta llegar a la 2018/19, cuando se postularon como candidatos claros al título.

Título que se les escapó en el último momento, perdiendo la final contra el Tyumen. Sin embargo, eso solo fue un aviso de lo que se venía. El año siguiente (2019/20), y ya con más callo, los Rojos levantaron su primer entorchado nacional tras vencer por 3-0 contra el Gazprom-Ugra. Y no se quedarían ahí.

Una imagen del enfrentamiento con el FC Barcelona | Fuente: RFEF
Una imagen del enfrentamiento con el FC Barcelona | Fuente: RFEF

En Europa la racha parecía continuar, destacando en la Champions League de Fútbol Sala, el torneo más importante del continente. Pese a su poca experiencia, el Partido Comunista consiguió alcanzar la ‘final four’ en 2020, un hito inimaginable en aquel lejano 2003.

Al final, a pesar de su gran torneo, se tuvieron que conformar con un más que meritorio tercer puesto tras perder contra el FC Barcelona en semifinales. Nada mal para el Partido Comunista, que parece destacar más en deporte que en política.

También te puede interesar… Sigüeiro, fútbol… ¿y soviets?”